La factura digital es básicamente eso: un documento comercial vinculante, con efectos tributarios que es emitido digitalmente. Lo que antes era papel, ahora dejará rastro electrónico y menos contaminación.

Y aunque desde hace años se ha venido empleando en Costa Rica, ahora el de Ministerio Hacienda lo ha convertido en una obligación para un segmento de los contribuyentes profesionales y para asegurar su validez ha solicitado que además incluya, una firma digital.

Este elemento, al ser emitido por una entidad certificadora registrada, tiene la equivalencia jurídica de una firma manual, común y corriente, según la Ley 8454, garantizando así la validez tributaria.

Para facilitar el acceso a las personas, el Ministerio ha lanzado un software gratuito de facturación digital que está disponible para descargas en su web site y múltiples empresas se han dado a la tarea de desarrollar aplicaciones certificadas y ofrecer sus servicios comerciales.

Uno de los elementos más atractivos de este sistema de facturación es que por ley debe contar con una opción de consulta especial para Tributación, de forma que en el Ministerio de Hacienda puedan verificar la validez de los datos otorgados; incluyendo la posibilidad de descargar la información y acceder en línea a revisión y consultas detalladas de la transacción.

Así que, si el cliente final no desea tener la factura impresa, ésta puede enviarse por correo electrónico y tiene la misma validez que cualquier documento tributario, gracias a este elemento particular de consulta ministerial.

Según reglamento de la Dirección General de Tributación, otras cuestiones que pueden emitirse electrónicamente son: el tiquete electrónico, las notas de crédito, de débito y los auxiliares electrónicos de ventas, compras y compra/venta simultánea.

Artículos Relacionados